Hogar ¿Sabías que...? — 29 marzo 2013
Bebé en casa… ¿qué hago con mi mascota?

La llegada de un bebé implica grandes modificaciones de la rutina familiar y eso incluye a las mascotas, ya sea perro o gato. Lamentablemente existen muchos mitos respecto a que las mascotas son nocivos para la salud del nuevo miembro de la familia, algunas cosas son verdad y otras no, pero tú eres la que debe elegir lo más conveniente para todos. Aquí algunas cosas verdaderas sobre tu bebé y tu mascota:

1. Se dice que cuando una mujer está embarazada y tiene como mascota un gato se debe deshacer de él, pues ella puede enfermarse de Toxoplasmosis (parásito que se encuentra en las heces fecales del minino), NO todos los gatos la padecen, sólo los que comen carne cruda, ratones, aves, etc. No es necesario que te deshagas de tu mascota, sólo tienes que incrementar las medidas de higiene, por ejemplo, no lo dejes salir a la calle, procura que alguien más limpie su arenero, pero si lo haces tú, usa guantes y lávate las manos. Su cama y utensilios no deben estar cerca de donde duermes y, obvio, no puede pernoctar en la misma cama que tú.

2. Se afirma que el pelo de los gatos y los perros pueden crear asma y/o alergias en los niños, así como otras enfermedades. Esto puede ser verdad cuando no se tiene la higiene adecuada (no bañarlos, dormir con el animal, no tener al día sus vacunas y desparacitación). Por otro lado, estudios científicos han demostrado que los niños que crecen con mascotas a su lado desarrollan anticuerpos ante muchas enfermedades.

3. En cuanto a los perros, es necesario que tengas todas sus vacunas al corriente, así como aumentar la frecuencia con que lo bañas. En tus últimos meses de gestación es recomendable que lo lleves a rapar si es que se acerca su muda de pelo.

Preparando la llegada:

  • Durante la gestación es necesario que continúes apapachando a tu mascota, ya que seguramente sabe que el bebé está por llegar.
  • Platícale sobre el nuevo miembro y colócalo sobre tu vientre para que sienta y se familiarice con el bebé. Tanto los perros como los gatos escuchan 10 veces mejor que los humanos.
  • No le permitas dormir en tu cama, pues cuando llegue el bebé él resentirá el cambio y hasta podría llegar a deprimirse.
  • Antes de que llegue tu bebé a casa, muéstrale a tu mascota la ropita del pequeño y dásela a oler, luego preséntale a tu hijo.
  • Procura que los primeros contactos que se den entre el bebé y tu mascota estén asociados con momentos placenteros.
  • Si puedes, continúa con la rutina que tenías con tu mascota: los paseos, apapachos, juegos; eso sí, siempre con tu bebé a un lado para que tu perro o gato lo sienta parte de la familia.

Related Articles

Comparte Este Artículo

Acerca de mí

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

(0) Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>