6 remedios caseros para aliviar la afonía

6 remedios caseros para aliviar la afonía

Todo el día expuesta a la calefacción o al aire acondicionado de la oficina te han ocasionado quedarte sin voz o como comúnmente se dice “ronca”. Y aunque puede ser que en este momento a tu pareja le parezca que tu “voz” es sensual, pues a nadie le gusta andar por la vida así. Entonces, te propongo algunos remedios caseros para aliviar la afonía, esta afección bastante frecuente y benigna, en la mayoría de casos.

Hierve algunas rodajas de jengibre pelado hasta obtener un líquido color amarillo fuerte o marrón. Viértelo en una taza y agrega tres cucharadas de miel. Bébelo lentamente.

remedios caseros para aliviar la afonía 1Hierve una taza de agua, agrega una cucharada de tomillo y deja reposar durante 10 minutos. Cuela el agua y agrega una cucharada de jugo de limón y una de miel.

remedios caseros para aliviar la afonía 2

Diluye una cucharadita de vinagre de manzana en medio vaso de agua. Toma una cucharada cada hora durante siete horas.

Apple cider vinegar

Hierve tres cebollas grandes cortadas en trozos en cuatro tazas de agua hasta formar una miel. Sirve una taza de agua tibia y agrégale seis cucharadas de esta miel con unas gotas de limón. Haz gárgaras con esta mezcla.

remedios caseros para aliviar la afonía 4

Añade cúrcuma a un vaso con leche.

remedios caseros para aliviar la afonía 5

Mezcla un cuarto de cucharadita de pimienta negra en polvo, una cucharadita de mantequilla clarificada y miel. Tómalo al finalizar el día.

remedios caseros para aliviar la afonía 6

Sé constante con estos remedios y verás mejoría. 

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena

 


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?