El hombre misterio

El hombre misterio

Después de pensarlo muy bien, decidí tomar el trabajo, creo que es bueno darse la oportunidad de cambiar y de progresar, aunque mi trabajo pasado era muy bueno, este es un trabajo que me puede dar oportunidades de crecer, no solo laboralmente sino como persona, pues los nuevos retos siempre son buenos para mejorar. Entonces, después de tantas llamadas de Luis, decidí aceptar.

Con lágrimas en los ojos fui con mi antigua jefa y mis compañeros a darles las gracias, la verdad es que aprendí mucho de todos los que ahí colaboran y espero seguir una relación cercana con ellos ahora que parto a nuevos mares. Antes de irme, y para fortuna de todos, pude conseguir a alguien que me reemplazara y creo que mi jefa quedó contenta, espero que tengan mucho éxito en todo lo que emprendan. Conseguí a mi reemplazo y le di una capacitación ultra rápida, ¡pobre chica!, espero no haberla mareado, de todos modos le dije que cualquier duda podía llamarme y yo la atendería con gusto.

Así que…¡nuevo trabajo, ahí te voy!

Este lunes es mi primer día de trabajo, así que me tomé el fin de semana para ir de compras y buscar un outfit adecuado para la ocasión. Busqué algo juvenil pero a la vez serio, fui a las tiendas y estuve probando muchas cosas, o bueno, las que me quedaban. ¿Por qué las tiendas tienen tallas taaaan pequeñas? Soy caderona entonces se vuelve un problema a la hora de medirme cosas. Pero, por fin encontré algo, después de varios intentos decidí probarme algo que fuera más con mi cuerpo y recordé la frase “la ropa no te hace a ti, tú  haces a la ropa”, así que salí de la tienda feliz con una falda de lápiz y una blusa holgada, el outfit perfecto para mi primer día en el nuevo trabajo.

compras

Luego de aquella experiencia chusca con el popote y mis extensiones de pelo, decidí dejar a un lado ese look y mejor me peiné con un chongo más casual pero elegante. La verdad es que me desperté súper temprano de la emoción y todo el camino a mi nueva oficina vine confiada y entusiasmada.

Cuando entré esperaba ver a Luis, él que me contactó, pero me recibió una señorita y me dijo que en unos minutos llegaría el jefe. Me senté en una silla de esas que dan vueltas y esperé y esperé y nada más no llegaba el famoso jefe. Sin darme cuenta, estaba dando vueltas y vueltas en la silla al borde de las nauseas de tanto girar, pero muy entretenida y distraída en detalles de esa oficina, los cuadros, las paredes… Dejo de dar vueltas y, de pronto, aparece frente a mí ¡¡¡¡¡¡Paco!!!!!!!! Mi nuevo jefe es el galán que me encantó en la fiesta ¡Uff!

¿La pasas bien?, me dijo. Y mi ya famoso y conocido tono rojizo subió a mis mejillas. Me disculpé y luego se hizo un silencio raro.

Decidí no mencionar nada de la fiesta y como extraños empezamos a comentar cosas del trabajo. Me dio la bienvenida y las instrucciones a seguir y así a la media hora ya estaba saliendo de su oficina acompañada de la siguiente frase: “Espero hayas escogido bien tus zapatos para hoy, señorita.” Y me fui nerviosa, asustada, sorprendida y a la vez con un pequeño enojo.

¡Pero qué guapo es! De verdad que esos ojos y esa sonrisa me matan y me hacen lucir como tonta…

Paco nunca me marco después de aquella fiesta, es realmente molesto que los hombres te ilusionen y te den la esperanza de una nueva aventura y solo jueguen con tus sentimientos. Aunque tampoco me clavé tanto y pensé que ya llegaría otro. La duda que ahora me queda es si sería él quien pidió a Luis buscarme para esta chamba y ser tan insistente para que viniera a trabajar aquí.

Lo bueno es que Paco no será mi jefe directo, no tendré que tratar con él todos los asuntos ni verlo tan seguido, ¡me moriría de nervios!

Y bueno, conocí a mis nuevos compañeros de trabajo, todos parecen gente muy linda y simpática. Uno de ellos me llevó a mi nueva oficina, es pequeña pero no está nada mal, con unos cuantos arreglos, fotos y plantitas quedará increíble. Ahora, sentada en mi nueva silla, no dejo de pensar en Paco, es un misterio todo con él. ¿Será soltero o casado?

oficina

Esta historia continuará….

Historia pasada de La Nena

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios