¿Bailamos?

bailamos

Con toda la emoción del mundo llegamos al fin de semana del viaje de trabajo. ¡Uff!

Leo la lista de actividades:

Viernes 10:00 a.m. Bienvenida. 12:00 p.m. – Torneo en la playa. 2:00 p.m.- Comida. 6:00 p.m – Cata de vinos y cena.

Sábado 9:00 a.m.- Desayuno. 10:oo a.m.- Conferencia y video. 2:00 p.m – Comida. Tarde libre. 7:00 p.m. Cena “White dress code”

Domingo 9:00 a.m. – Desayuno. 12:00 p.m. Salida al aeropuerto.

Bueno, ya tengo mis shorts y tenis, también mi traje de baño por si me puedo asolear un ratito, la ropa del sábado y el vestido blanco para la cena.

Me explican que es una convención que se hace cada año para agasajar a los clientes de mucho tiempo y también a los que son nuestras cuentas más grandes. Que se pone increíble porque todos pueden llevar a sus parejas, les reservan hotel y todas las comidas y eventos corren por cuenta de la agencia. Hasta música y baile hay en la cena del sábado y es una manera de agradecer a los clientes y de compartir con ellos la misión y los objetivos de la agencia. Yo creo que es un gasto muy fuerte pero vale la pena.

Las 12 chavas del equipo y yo vamos sin pareja. Solo Luis, que es casado, lleva a su esposa, los demás chavos tampoco van acompañados. Pero Paco, ¿irá solo? ¿Llevará a alguien? ¡Qué nervio!

Me invita a salir, me besa, luego no lo veo, me dice que es casado pero por acuerdo y que su esposa vive fuera… ¡Qué confusión! Pero yo solo se una cosa, ¡no puedo dejar de pensar en él!

Ayudando al video y algunos preparativos del viaje, se me hizo tarde pero llegué a casa volando a hacer la maleta y no pude dormir nada pensando en Paco y en todo el fin de semana. El viernes salimos muy temprano.

Llegué al aeropuerto y me encontré con todos pero Paco no había llegado. Nos registramos y nos fuimos a la cafetería.

bailamos-01

Yo estuve siempre pendiente de que sonara el celular de alguien para preguntarnos dónde estábamos, pero nada.

Llegó la hora de abordar y no llegaba Paco, me entró el nervio y pensé igual no va a ir. Llegamos a la sala y nada. Nos llaman para abordar y nos paramos hacer la fila. Estaba metiéndome al avión cuando veo que viene llegando. Subimos al avión y me senté con mis dos compañeras, él llegó y nos hizo una señal para saludarnos. Me puse más nerviosa al verlo, pero creo que lo oculté bien.

LLegamos al hotel, nos registramos y Paco nos dice a todos que vayamos a nuestros cuartos a cambiarnos y que nos vemos en el torneo en la playa.

Subimos a desempacar, instalarnos y cambiarnos de ropa. Era increíble el calor que se sentía. Al bajar al lugar del torneo busqué con la mirada a Paco y no lo encontré. Pero unos minutos más tarde lo encontré platicando con unos clientes.

Pasó el torneo, la comida, la cata de vinos y la cena. Nos fuimos a dormir, un día muy cansado. Al día siguiente fuimos a la conferencia, luego la tarde libre y más tarde a arreglarse para la dichosa cena.

Llegamos al salón donde nos citaron, había música, luces, pista de baile, mesas, ¡todo un evento!

bailamos-02

Nosotros, que éramos los anfitriones, tuvimos que llegar antes para recibir a todos los clientes con sus parejas. Pasamos al salón y, para mi sorpresa, llega Paco y se sienta a mi lado. Empezamos a cenar y, al terminar, él se paró a dar unas palabras.

Y por fin se abrió la pista de baile. Paco se acercó y me preguntó: “¿Bailamos?” Y nos paramos a bailar. La verdad es que yo, con mi vestido blanco, me veía espectacular, pero Paco, en su traje, blanco también, se veía increíble ¡y yo era su afortunada pareja!

Esta historia continuará…

Historia pasada de La Nena

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios