Caminar musicalmente… eleva tu energía

Cuando estamos tristes tendemos a escuchar música nostálgica, cuando estamos eufóricas ponemos la pieza que más nos gusta bailar y cuando estamos enojadas, algunas optamos por el rock más estruendoso que podemos encontrar. El caso es que siempre elegimos la canción que … Leer más

Cuando estamos tristes tendemos a escuchar música nostálgica, cuando estamos eufóricas ponemos la pieza que más nos gusta bailar y cuando estamos enojadas, algunas optamos por el rock más estruendoso que podemos encontrar.

El caso es que siempre elegimos la canción que maximiza nuestro mood del momento pero… ¿qué tal si de ahora en adelante utilizamos la música en nuestro favor para sentirnos con mejor ánimo y vivir nuestro día a día en armonía con el entorno y con nosotros mismas?

En su libro Descanso activo, Matttew Edlund afirma que aprender a caminar musicalmente nos brinda un tiempo de descanso mental, pues no sólo nos enfocamos en los ritmos, sino que somos capaces de conectar con las sensaciones de nuestro cuerpo.

Tú ya lo has vivido, pero ahora es cuestión de hacerlo consciente. Practica la técnica de Edlund:

1. Elige dos melodías: una rápida y otra lenta. Guárdalas en el ipod o el móvil.
2. Pon la música rápida. Concéntrate en los diferentes instrumentos y/o voces, encuentra los patrones musicales y camina a su compás.
3. Hazlo durante 20 segundos y repite las mismas indicaciones pero con la música lenta, también durante 20 segundos.
4. Terminado tal tiempo de caminata al ritmo, anota en una libreta las respuestas a esta preguntas:
*¿Qué partes de tu cuerpo reaccionaron al ritmo rápido y cuáles al lento?
*¿Qué movimientos corporales te inspiraron tales ritmos?
*¿Qué estado de ánimo te transmitió cada uno?

Cuando nos movemos al ritmo de una melodía, nuestro cuerpo nos exige ciertos movimientos, ciertas emociones, ciertos pensamientos; eso pasa cuando bailamos, ¿verdad? Pues preciso ello es lo que debes experimentar al caminar musicalmente. De hecho, si así lo sientes, deja mover tus hombros o manos, incluso los ojos, pero no dejes de caminar.

Tómate esos 40 segundos en la mañana, el terminar tu día, después de tu comida en el trabajo o en tu trayecto hacia él; sobre todo cuando te sientas estresada, con las pilas bajas, pues recargarás tu energía. Científicos del Instituto Neurológico de Montreal y de la Universidad McGill, en Canadá, descubrieron que escuchar música favorece la producción de dopamina en el cerebro, que es un neurotransmisor cuya función es relajar el cuerpo. Cuando los niveles de tal sustancia son bajos, nos viene el letargo, la apatía o la depresión.

Generemos dopamina entonces: ponte lo audífonos y sin pena, camina bailando.

¡RECIBE LO MEJOR DE MI DIARIO CADA SEMANA!

Suscríbete al newsletter de El diario de La Nena y recibe los mejores artículos y consejos, directo a tu bandeja de entrada.

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios