Tips para ayudar a tu hijo a ser feliz

ayudar-a-tu-hijo-a-ser-feliz

Lo que hace felices a los niños podría sorprenderte, por lo que no tienes que ser una experta en psicología infantil para ayudar a tu hijo a ser feliz; a encontrar la fuerza interior y la sabiduría que se requieren para superar los altibajos de la vida. 

Los expertos en desarrollo infantil que estudian el tema afirman que la felicidad no es algo que puedes darle a un niño como un regalo. De hecho, según Edward Hallowell, psiquiatra y autor de The Childhood Roots of Adult Happiness (Las raíces infantiles de la felicidad adulta), los niños demasiado mimados ya sea porque se les den demasiados juguetes o se les resguarde de sentirse incómodos emocionalmente, son más propensos a ser adolescentes aburridos, cínicos e infelices. “Los mejores indicadores de felicidad futura son internos, no externos”.

Con paciencia y flexibilidad, cualquier padre de familia puede establecer las bases para una vida llena de felicidad. 

Aprende a leer las señales

Tu pequeño seguramente sabe muy bien cómo demostrarte cuándo algo lo hace feliz o lo entristece, pero, aun así, tal vez te preguntes si en general es feliz. Las señales pueden ser obvias: un niño feliz sonríe, juega, exhibe curiosidad, muestra interés en otros niños y no necesita estimulación constante. Y al contrario, afirma Hallowell, las señales de un niño desdichado son igualmente claras: “Es retraído, callado, no come mucho, no se involucra espontáneamente con otros niños, no juega, no hace preguntas, no ríe ni sonríe y habla muy poco”.

La timidez no es lo mismo que la tristeza, pero tendrás que esforzarte más para descifrar sus señales. Hallowell indica que hay que estar alerta para ver si se dan cambios significativos en su conducta (por ejemplo, si se vuelve más aislado o temeroso) que pudieran sugerir algún problema que requiere tu atención.

Probablemente, tu hijo tiene su propia forma de demostrarte que está pasando por un momento difícil. Algunos se retraen y otros hacen un berrinche o se vuelven demasiado apegados a la mamá o al papá. Al ir conociendo mejor el temperamento de tu hijo, captarás mejor las señales de que algo no anda bien en su mundo.

tumblr_nhcq95BVuI1tpri36o1_250

Encuentra momentos para la diversión

Lo que realmente hace feliz a tu pequeño es algo muy sencillo: TÚ. Y esa es la primera clave para criar a un niño feliz, dice Hallowell. “Relaciónate con ellos, juega con ellos”, aconseja. “Si tú te estás divirtiendo con ellos, ellos se están divirtiendo. Si creas lo que llamo una ‘niñez conectada´, darás el mejor paso para garantizar que tu hijo será feliz”.

El juego genera alegría, pero también es la forma en que tu hijo desarrolla habilidades esenciales para su futura felicidad. Recuerda que el juego no son las clases de música, los deportes organizados u otras actividades “enriquecedoras”. El juego es cuando los niños inventan, crean y sueñan despiertos.

200

 Ayúdalos a desarrollar sus talentos

La receta de Hallowell para crear felicidad de por vida incluye un aspecto sorprendente: las personas felices son a menudo aquellas que dominan una habilidad, pues la destreza implica aprender de sus errores, ser persistente y disciplinado para, posteriormente, experimentar la dicha de tener éxito debido a sus propios esfuerzos.

Esta experiencia lo lleva a descubrir algo muy importante: que tiene control sobre su vida. Los estudios muestran que este sentimiento de control que se experimenta a través de dominar algo es un factor importante que determina la felicidad adulta.

tumblr_n97vz1RsIP1s06z0uo1_400

Los cuerpos sanos significan niños felices

Mucho sueño, ejercicio y una dieta saludable son importantes para el bienestar de todos, sobre todo de los niños. Los niños pequeños hacen ejercicio de manera innata. Presta atención a su necesidad de tener orden en su vida: aunque algunos niños se adaptan fácilmente a distintos horarios y circunstancias, la mayoría de ellos disfrutan y son más felices con un horario establecido que les permite saber qué va a suceder.

Tal vez también es bueno que prestes atención a cualquier conexión entre el estado de ánimo de tu hijo y ciertos alimentos. Algunos padres encuentran que aunque el azúcar puede dar a su hijo energía momentánea, también puede ocasionar cambios bruscos de humor y conducta agresiva. Las alergias y la sensibilidad a ciertos alimentos también pueden jugar un papel importante en la conducta y el estado de ánimo de tu hijo.

ser feliz 1

Deja que se enfrenten a problemas

Carrie Masia-Warner, psicóloga infantil y subdirectora del Instituto de ansiedad y trastornos del estado de ánimo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York, aconseja no tratar siempre de resolverles la vida. “Los padres tratan de arreglar siempre las cosas para sus hijos, tratan de hacerlos felices todo el tiempo. Eso no es realista. Los niños necesitan aprender a tolerar algo de angustia, algo de desdicha. Deja que luchen, que resuelvan las cosas por sí mismos, porque eso les permite aprender a enfrentarse a los problemas”.

Permitir que los niños pasen por diversas experiencias, incluso difíciles o frustrantes, les ayuda a llenar la reserva de fuerza interior que conduce a la felicidad. Esto no significa que los niños no deban pedir ayuda si la necesitan, pero tu papel es ayudarlos a que encuentren una solución ellos mismos, no proporcionársela. Aprender a enfrentarse a las inevitables frustraciones y reveses de la vida es crítico para la felicidad futura de tu hijo. Si tu pequeño desarrolla un sentido de independencia y confianza, eso puede llevarlo a tener más autoestima y a ser más feliz.

tumblr_o0yd19XLyd1qgm5xfo1_500

Permítele estar triste o enojado

A Hallowell le preocupa que “algunos padres se angustian cada vez que sus hijos sufren un poco de rechazo, no los invitan a una fiesta de cumpleaños o lloran porque no obtuvieron lo que querían”. Los niños necesitan saber que a veces es normal sentirse desdichados. Es, sencillamente, parte de la vida. Y si tratamos de rescatarlo de cualquier desdicha, podríamos estarle enviando el mensaje de que está mal sentirse triste. Necesitamos dejarlos experimentar sus sentimientos.

Puedes alentar a tu hijo a dar nombre a sus sentimientos y a expresarlos verbalmente. Los niños pequeños comprenden muy rápidamente las palabras que tienen que ver con su estado emocional, como “contento” o “enojado”. Cuando pueden expresar con palabras sus emociones, adquieren una nueva capacidad de reconocer y regular sus sentimientos.

tumblr_nxwkujX55d1u7468fo1_500

Sé un modelo de conducta

Algunos estudios muestran que puedes transmitirles tu temperamento a tus hijos, no necesariamente a través de tus genes, sino a través de tu propio comportamiento y forma de criarlos. Para bien o para mal, los niños perciben el humor de sus padres. En otras palabras, cuando sonríes, tu hijo sonríe y su cerebro se “prepara” para sonreír (pero hay que ser sinceros porque tu hijo notará si estás actuando). Si disfrutas de las cosas pequeñas de la vida y expresas a menudo qué te hace sentirte agradecida, serás un modelo positivo de conducta para tu hijo.

Eso no quiere decir que tengas que esconder tus emociones negativas. Sin embargo, si te encuentras constantemente estresada o deprimida, es importante que busques ayuda. “Los padres de familia que tienden a estar deprimidos a menudo no son buenos para proporcionar disciplina y orden de manera constante, ni para alabar a sus hijos con constancia y divertirse con ellos. Todo esto puede contribuir a problemas emocionales”, dice Masia-Warner.

Enséñales a hacer cosas valiosas

A medida que va creciendo, puedes enseñar a tu hijo lo satisfactorio que es ayudar a otras personas. Los estudios demuestran que la gente que hace cosas positivas se siente menos deprimida. Incluso los niños pequeños pueden beneficiarse de esta lección.

tumblr_nnzrebVx1G1rxx1vlo1_500

Autor: Jill Storey

Fuente: Baby Center en Español

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena

 

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios