Cómo dar mantenimiento a tu hogar sin quedar en bancarrota

Cómo dar mantenimiento a tu hogar sin quedar en bancarrota

mujer-banorte

Una casa en buen estado no sólo te garantiza un hogar por muchos años, también beneficia tu economía. Sigue leyendo, te diré por qué.

Los expertos están de acuerdo en que una casa no debe absorber más del 30% del ingreso familiar en su mantenimiento y para ello es necesario que esté en buenas condiciones: sin pinturas descascaradas o paredes destrozadas; libre de materiales peligrosos y otras amenazas para la salud; plomería y electricidad que funcionen; ventanas sin vidrios rotos, que abran y cierren bien; escaleras y barandales sólidos, etcétera. Los edificios departamentales también implican un mantenimiento regular: vestíbulos limpios, sin basura, ni grafitis…

Mantener una casa en buenas condiciones permite que su vida útil sea en promedio de  cuarenta a cincuenta años; bajo esta perspectiva, bien vale el esfuerzo familiar por pagar la hipoteca a treinta años que la mayoría obtenemos para hacernos de nuestro patrimonio, ¿no crees? Además, en el caso de que tú o tus hijos algún día quieran venderla, su valor no disminuirá a causa de los miles de desperfectos que el valuador pudiera encontrar, sino que sus óptimas condiciones y funcionamiento aumentarían su plusvalía.

El asunto es sencillo: Nuestra casa es una inversión que debemos cuidar tal como lo hacemos con las inversiones que realizamos en un Fondo, Pagaré, nuestros ahorros… y para cuidarla no hace falta invertir grandes cantidades de dinero en remodelaciones llamativas, sino sólo de cuidar de lo que ya posee: reparar la perilla de una puerta o una lámpara de techo; cambiar un cristal; estar al pendiente de la humedad y fugas de gas o agua, o tan sólo de cualquier daño que pudiese afectar las instalaciones estructurales. Esto es básico además para mantener un hogar seguro para todos los miembros de la familia o incluso de los vecinos.

Especialistas en construcción y mantenimiento de bienes inmuebles aseguran que por bien que se conserve una vivienda, un mantenimiento preventivo debe hacerse por lo menos cada 5 años, pues el tiempo al fin y al cabo va pesando sobre sus estructuras; las pinturas y barnices van perdiendo sus características originales, se queman, se decoloran, o se resquebrajan. Hasta los mismos muebles necesitan de este mantenimiento, pues padecen manchas y rasguños accidentales, son susceptibles a factores ambientales, tales como la luz, humedad y polvo, que van mermando su belleza.

La clave para una larga vida de nuestra casa y para que no dañe nuestra economía teniendo que erogar grandes cantidades cuando ya el desperfecto es muy grande es darle un mantenimiento adecuado. Con adecuado me refiero al mantenimiento que un especialista puede darle. No todos somos ingenieros ni especialistas; por lo que en la mayoría de casos no podemos saber cuándo una grieta es grave o no tiene más importancia; un especialista sí.

En este sentido, prefiere siempre llamar a un especialista calificado y respaldado por alguna institución reconocida para que haga una revisión de tu casa y te prevenga de cualquier anomalía y en su caso, realice el mantenimiento necesario, pues la contratación del tradicional y por todos conocidos ‘maestro’ puede requerir de que gastes más tras un trabajo mal realizado. De hecho, revisa tus servicios bancarios, Banorte tiene incluido el servicio de “asistencia en casa” para cualquier imprevisto o necesidad en este sentido. Cuida tu bien más preciado: Tu casa.

 

Lee también: ¡VÍSTETE A LA MODA Y AHORRA!

 


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?