¿Cómo enseñar a ahorrar a tus hijos?

Ahorrar es un hábito, por lo tanto, si comenzamos a aprehenderlo desde pequeños, cuando adultos nos es más fácil lograrlo. Inculcarlo en nuestros hijos será sencillo si actuamos con constancia, además, como secuela nosotras mismas nos acostumbraremos a ahorrar también porque los pequeños … Leer más

Mujer Banorte

Ahorrar es un hábito, por lo tanto, si comenzamos a aprehenderlo desde pequeños, cuando adultos nos es más fácil lograrlo. Inculcarlo en nuestros hijos será sencillo si actuamos con constancia, además, como secuela nosotras mismas nos acostumbraremos a ahorrar también porque los pequeños todo lo imitan. ¿Lista para empezar esta tarea? Yo sé que sí…

1. Sensibiliza a tu hijo al ahorro. En Internet o en las librerías podrás encontrar cuentos con tal mensaje (o inventa una historia tú misma: el niño que junta monedas de $1, o la oveja que ganó un premio por tener mayor cantidad de lana). De hecho, puedes empezar por depositar todos los días un peso en un bote tú misma, pero siempre enfrente de él para despertar su curiosidad.

2. Explica a tu hijo qué es ahorrar, pero enfócate en resaltar lo positivo, no lo hagas ver como un sacrificio debido a que tendrá que abandonar ciertas cosas que le gustan mucho para hacerlo; mejor dile que al destinar cierta cantidad a la semana o diario para ahorrar podrá comprar lo que más quiera.

3. Ayúdalo a definir qué le gustaría tener más que nada, juntos dibújenlo y luego peguen el cartel en la puerta de su cuarto o donde él prefiera; así sabrá cuál es su meta y la tendrá muy presente.

4. Nunca le establezcas tú sus metas o lo que debe comprar porque no sería un objetivo genuino de él; además, a la larga podría ocasionar que pierda su interés por ahorrar.

Conseguir algo que deseamos mucho nos hace sentir satisfechos con nosotros mismos, experimentar esta sensación ayudará a tu hijo a alcanzar sus metas en la vida y por supuesto, a querer volver a ahorrar cuando haya obtenido lo que quería.

5. Llévalo a comprar su alcancía o hagan una juntos. Pide a papá que también participe en esta actividad (y en todas), pues así el niño asociará el ahorro con gratas vivencias en familia.

6. Define cuánto dinero le darás y cada cuánto. Ayúdalo a determinar cuánto de su dinero está dispuesto a destinar al cochinito y cada cuándo. Para ello, pueden hacer una tabla comparativa de varias opciones de monto a destinar frente al tiempo que se tardará en conseguir su meta según la cantidad ahorrada. Haciendo esto también estimularás su habilidad de administración, pues puedes aprovechar para que decida en qué gastar su dinero, si en dulces o en ahorro: los dulces lo alejarán de su deseo, el ahorro lo acercarán más y más, también según la cantidad que meta en su alcancí y su constancia.

7. Cada que el niño ponga una moneda en su alcancía, tú introduce otra igual; esto lo motivará a querer depositar más y a veces hasta lo tomará como un juego entre ambos. Es más, ésta es una idea genial para enseñarle las bondades de la inversión:

Entre más ahorre, más gana.

8. Ahorrar no se trata sólo de introducir dinero en el cochinito sino de saberlo administrar, por lo tanto, debes mostrar a tu hijo cómo mamá y papá lo hacen. Una vez que haya gozado de uno o dos frutos de sus ahorros, inícienlo en el uso de las cuentas de ahorro como un método para alcanzar sueños grandes (irse a un viaje por el mundo); amplía sus expectativas de vida mostrándole que él puede lograr cualquier objetivo que se proponga. Cuando esté listo para iniciar esta aventura financiera, Banorte suma menores los acompañará.

¡RECIBE LO MEJOR DE MI DIARIO CADA SEMANA!
Suscríbete al newsletter de El diario de La Nena y recibe los mejores artículos y consejos, directo a tu bandeja de entrada.

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios