Cómo lograr alejar a tus hijos de la obesidad

Existen muchos estudios que demuestran que la obesidad no solo es cuestión de hábitos alimenticios, sino que estos problemas alimentarios tienen sus raíces en casa. Lamentablemente hasta ahora no existe alguna vacuna o remedio contra la obesidad y menos en niños, lo … Leer más

Existen muchos estudios que demuestran que la obesidad no solo es cuestión de hábitos alimenticios, sino que estos problemas alimentarios tienen sus raíces en casa.

Lamentablemente hasta ahora no existe alguna vacuna o remedio contra la obesidad y menos en niños, lo único efectivo que existe es que los padres fomenten buenos hábitos alimenticios en los pequeños, amor y cuidados para que se alimenten de una forma más saludable.

Prevenir la obesidad en niños requiere de poner manos a la obra de inmediato antes de que esta condición se vuelva una realidad y surjan otras complicaciones, por ejemplo la hipertensión, diabetes mellitus, artritis, depresión, ansiedad, baja autoestima y desórdenes en la conducta alimentaria.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de 2012, en el país se registró que el 34.5% de los niños entre 5 y 11 años padecen de sobrepeso y obesidad, es decir que el 32% del total de los niños que habitan el país tienen problemas con su peso.

La hora de la comida

Expertos en nutrición recomiendan que la hora de la comida no sea una tortura, o ver la comida como un premio:

• Equilibrar balanceadamente la dieta de los pequeños de acuerdo al “Plato del bien comer” (http://www.consumidor.gob.mx/wordpress/?page_id=10440)

• Sirve porciones pequeñas para los más pequeños. No los obligues a terminar lo que está servido en el plato, recuerda que el cuerpo solo consume lo que necesita, ni más ni menos; debemos de aprender a reconocer las señales de saciedad.

• Evita comer frente al televisor, esto hará que se consuma más de lo debido, en especial la comida chatarra.

• Que la hora de la comida, desayuno o cena sea agradable para todos. No expongan los problemas en la mesa, pues el pequeño asociará este tiempo con un momento incómodo y con el tiempo odiará comer.

• Presenta los platillos atractivamente y tú también come lo que le vas a servir a tus hijos, recuerda que el ejemplo es la mejor enseñanza.

• Siempre propón dos o tres menús para que tus hijos elijan qué comer.

• Si tus pequeños están tristes o sacaron buenas calificaciones, no los consueles o premies con comida, pues a la larga esto creará un mal hábito y cualquier situación que no puedan manejar en la adultez la aliviarán con comida.

• Prepara snacks nutritivos por ejemplo: palanquetas caseras, bolitas de amaranto y miel, palomitas naturales con poquita sal, fruta picada, zanahorias, jícamas y betabel rallado con limón y chile, etc.

¡RECIBE LO MEJOR DE MI DIARIO CADA SEMANA!

Suscríbete al newsletter de El diario de La Nena y recibe los mejores artículos y consejos, directo a tu bandeja de entrada.

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios