¿Cómo prevenir el robo de identidad?

¿Cómo prevenir el robo de identidad?

mujer-banorte

“Este servicio no lo contraté yo”, exclamas cuando ves en tu recibo mensual el cargo de un producto que ni siquiera sabes qué es. Inmediatamente telefoneas a servicio al cliente para reclamar, pero a simple vista todo parece normal: tú hiciste la compra. Pero… “no fui yo”.

Efectivamente, no fuiste tú, fue un tercero que se ha adjudicado tu identidad: Tus datos personales pueden ser utilizados para tramitar créditos, comprar propiedades, adquirir productos, contratar servicios, obtener un empleo, abrir cuentas bancarias, obtener tarjetas de crédito, líneas telefónicas… sin siquiera tú te des cuenta sino hasta que tus estados de cuenta ya no llegan -lo que podría indicar que se hizo un cambio de domicilio-, tus saldos aumentan, tienes cuentas de tarjetas de crédito no solicitadas, te niegan créditos sin razón aparente o te cobran por servicios que no adquiriste.

¿Y cómo es que alguien puede robarse tu identidad? Existen varias formas, desde la extracción de tu bolso, donde cargamos información personal importante, la clonación de tarjetas bancarias o del IFE, sustracción de tus datos personales (RFC, información sobre datos bancarios, contraseñas…) vía internet mediante páginas web falsas y hasta a través de tu equipo de cómputo personal. Cualquiera que sea el caso, está en nuestra manos protegernos de esta clase de acciones. Aquí te doy una serie de consejos:

1. No hagas clic en los links que te lleguen a través del correo electrónico, pueden instalar un troyano en tu computadora para jalar tus datos personales.

2. Si en tu mail encuentras la petición de un banco solicitando que actualices tus datos y contraseñas, no lo hagas; un banco no opera de tal forma.

3. Prefiere siempre escribir la dirección del link en tu navegador, no googlear la página.

4. No respondas a correos electrónicos o llamadas inesperadas que soliciten datos personales; el vishing se dedica a extraer información por llamadas que simulan provenir de instituciones financieras o incluso engañándote acerca de que eres acreedora de un premio, o ganarás dinero.

5. No tires a la basura documentos que contengan datos personales y sobre todo, bancarios. La búsqueda de información en la basura, más conocida en otros países como Bin Raiders, es una práctica frecuente.

6. Protege tu computadora con un software especializado en el resguardo de tu información y de tu acceso a Internet: protección contra Hackers, software espía, correo electrónico no deseado y muchas otras amenazas de Internet.

7. Mantén cerca de ti tu bolso cuando estés en lugares concurridos; no pierdas de vista tus tarjetas bancarias cuando realices un pago, no dejes que el mesero se la lleve, mejor que traiga a la mesa la terminal; procura llevar en la cartera sólo los plásticos que se vayas a utilizar ese día.

8. Evita tener en tu computadora documentos personales y confidenciales; guárdalos en un CD o USB. Asimismo, nunca envíes datos confidenciales por medio de un correo electrónico o los expongas al Facebook.

9. Solicita al menos una vez al año un informe crediticio; examina a conciencia los saldos de tus cuentas, lleva el control de tus gastos guardando tus recibos del mes para hacer el comparativo de tus cargos y compras. En caso de sospecha, ponte inmediatamente en contacto con tu banco.

10. En caso de no reconocer el remitente no abras mails con archivos adjuntos (documentos Word, hojas Excel, archivos EXE, etc.).

11. Crea una cuenta separada con derechos de acceso limitados (esto se puede ejecutar en el panel de control) para el uso diario de tu equipo y reserva la cuenta de administrador para instalar un software o hacer cambios en el sistema; así limitarás el acceso a tu sistema de datos a los programas invasivos.

12. Sospecha de todos los correos masivos que lleguen a tu buzón o contengan faltas de ortografía, sintaxis o gramática. De hecho, evita reenviar o abrir los mensajes en cadena.

 

Lee también: ¿CÓMO EDUCAR UN NIÑO ANTI-BULLYING?


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?