¿Dormir, realmente ayuda a bajar de peso?

¿Dormir, realmente ayuda a bajar de peso?

No dormir profundo, aumenta el riesgo de enfermedades como: diabetes, hipertensión, depresión, caída del cabello, infertilidad, cáncer y hasta obesidad.

La falta de sueño causa apetito y preferencia por ingerir alimentos dulces antes de dormir; provocando así, resistencia a la insulina y un aumento de  azúcar en la sangre.

Si duermes bien ayudas a tu cuerpo a perder peso porque ocurren los mismos cambios que durante el ejercicio. Las hormonas que regulan el crecimiento y el apetito son parte de la ecuación, de acuerdo con Jakicic, director del Centro de Investigación de Actividad Física y Administración de Peso en la Universidad de Pittsburgh en Estados Unidos.

wirGAMn

“Cuando tienes mal sueño o falta de sueño, estableces toda una cascada de eventos en movimiento hormonalmente que podría hacer que ganaras peso”.

En un estudio de 2013 en Proceedings of the National Academy of Sciences se respalda esa teoría. Se encontró que las personas que no duermen lo suficiente son más propensas a tener hambre porque el cuerpo necesita más energía para permanecer despierto. Desafortunadamente, los que se comen el sueño tienden a consumir más de lo suficiente para compensar, lo que lleva a un aumento de peso.

Así que si tienes insomnio, síndrome de piernas inquietas, fibromialgia o cualquier otro trastorno del sueño o del dolor eso puede evadir el sueño, así que busca tratamiento. Y sí, si estás a dieta, obtener sueño de calidad y de descanso puede ayudarte a bajar de peso, pero tomará un tiempo.

Duerme por lo menos 7 horas y opta por alimentos ricos en omega 3 durante la cena.

Lee además: ¿Por qué no sirven las dietas?


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?