Elogiar a tu hijo puede hacerlo dependiente o… narcisista

Elogiar a tu hijo puede hacerlo dependiente o… narcisista

¿Entonces no debes elogiarlo? Claro que debes, aunque todo parece contradictorio. Mira, el elogio es una herramienta muy eficaz para elevar la autoestima de cualquiera; pero en el caso de los niños, elogiar a tu hijo tiene sus bemoles sobre su personalidad: puede convertirlo en un adulto dependiente de la opinión ajena o en uno que se crea “superior” a todos.

En este sentido, con el fin de lograr un justo equilibrio, los siguientes consejos te servirán para elogiar a tus hijos de manera correcta.

1. Halágalo haya o no cumplido con tus expectativas. Elogiar todo comportamiento o actitud que a ti te agrade en él es lo mismo que coartarle el desarrollo de su propio criterio ante sus acciones, o sea, de su autoanálisis; pues crea una dependencia creciente hacia tu aprobación:

“Estaré bien sólo si papá o mamá me lo dicen”. Esto evitará que se atreva a cometer errores y por ende, que aprenda de ellos, pues desarrolla temor a no cumplir con las expectativas de los demás.

elogiar a tu hijo 1

2. Halágalo por sus nuevas habilidades y alcanzar sus metas. La forma de que el halago no le enseñe a depender de ser juzgado por otros en vez de confiar en su sabiduría y evaluación propia, es proporcionarle la oportunidad de saberse capaz.

Entonces puedes crear situaciones en las que pueda darse cuenta de ello; por ejemplo, después de que tu pequeño haya aprendido a andar en patines tras varios días de intentarlo, demuéstrale confianza en sí mismo diciéndole: “La próxima vez, ¿quieres aprender a andar en patineta?”

elogiar a tu hijo 3

3. Halágalo a pesar de sus equivocaciones. El objetivo del halago es crearle un estímulo que le demuestre que sin importar sus errores, siempre tendrá el mismo valor para ti por quien es, no por lo que hace; le deja saber que es valorado por ser él fuera del prejuicio o las expectativas de los demás.

Así aprenderá que los errores son simplemente oportunidades para aprender y crecer en vez de algo que los avergüence.

elogiar a tu hijo 6

4. Halágalo sin recompensa alguna. Cuando las personas son premiadas aprenden a ser manipuladas y manipular, porque se dan cuenta de que cada vez que hagan algo que guste a los otros ellos recibirán un beneficio; ese se convierte en su motivo de acción.

Además, las recompensas generalmente regresan a las personas al comportamiento anterior y de hecho, los investigadores han descubierto recientemente que los niños cuyos padres hacen uso frecuente de recompensas tienden a ser menos generosos que sus compañeros.

elogiar a tu hijo 5

5. Halágalo dentro de los parámetros de la realidad. Algunos estudios acerca de las nuevas generaciones y el empleo han revelado que aquellos que empiezan a tocar a las puertas del mercado laboral, no están dispuestos a trabajar en cualquier cosa, rechazan ofertas jugosas sin pensárselo y parece que andan a la espera de ese puesto que “esté a su altura”; estas personas suelen tener una percepción inflada de sus habilidades debido a las valoraciones extremas que recibieron desde pequeños.

Precisamente por esto tus halagos han de estar cimentados en los logros o esfuerzos de tus hijos, no en su personalidad; además, debes hacerlos enseguida de la conducta que quieres reforzar para que él o ella entiendan que tu elogio tiene una razón específica a su actuar.

elogiar a tu hijo

 

Logo_Pleca_BANORTE

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?