En la arena y junto al mar

En la arena y junto al mar

¡No lo puedo creer! Ha pasado tan sólo una semana desde que Armando me confesó que le interesaba conocerme más y ¡me siento en las nubes!

Por el momento ya no hemos vuelto a salir, pero lo mejor de todo es que lo veo todos los días en el gimnasio, donde siempre aprovechamos un momento para conversar. A veces me llama en las noches para saludarme.

Ha andado muy ocupado preparando una exposición para un congreso de entrenadores que se llevará a cabo en Acapulco y coincide genialmente con la fecha en que se casa mi amiga Roberta en la mismísima playita de ¡Acapulco!, así que no me quedé con las ganas de invitarlo y acordamos ir juntos a la boda.

Me quedan tres semanas para bajar los kilitos que tengo de más, me sometí a una dieta más estricta y con todo el esfuerzo bajaré lo más que pueda; por lo menos para que me cierre el único vestido que tengo para las bodas de playa. ¡Ahora sí voy a apantallar a Armando!

tumblr_nu9gpuuDNZ1rmpu7bo1_500

En la primera semana bajé tres kilos, en la segunda, creo que bajaré otros tres y si lo logro, la libro súper bien. Pero hay un problema: el sábado vienen mis papás a la casa y me traen de comer mis platillos favoritos, mi preocupación es que si rompo la dieta, puede que me cueste trabajo volverla a empezar…

¡Ups! flaqueé, cedí a todos los antojos. El domingo y el lunes igual, pero bueno, lo resolveré hoy en mi cita con la Nutrióloga, espero que haya servido de algo la dieta que hice la semana anterior. Todo bajo control, baje 200 g, por lo menos no subí; ahora me dio una dieta más estricta. Desafortunadamente ya no cumplí con lo que tenia pensado para la ida a Acapulco. Llego a la casa y con la emoción, me pruebo el vestido y oh sorpresa, ¡sí me quedó!

Finalmente llegó el día, llegamos a Acapulco, me quedé en un hotel con dos amigas y Armando con sus amigos. Como él iba a estar muy ocupado pasaría por mí justo a la hora del evento. ¡Qué suerte que no me va a ver en traje de baño!

tumblr_mtayiubamY1scqa6fo1_500

Ya sobre la arena y junto al mar, mientras descansaba en el camastro, me comí un coco con sal, limón y chile, después unos taquitos de camarón, y de postre unas ricas papas a la francesa. Como ya se acercaba la hora de la misa, subí a bañarme y arreglarme, me puse el vestido y ¡oh, rayos y centellas, se me veía fatal!

“¿Será que me hinché con el calor, ¿o me confíe y por antojadiza volví a ganar los kilitos perdidos?… No pensé que eso me afectaría”, pensé.

Pero ni hablar, ya queda muy poco tiempo y no tengo otra cosa que ponerme; ya sé, me cubriré con una chalina,… No voy a pararme de la mesa en toda la noche, espero que no me invite a bailar.

¿Qué pasará, se dará cuenta Armando de lo fatal que se veía La Nena o no le dará importancia?, ¿en qué terminará todo?, no te pierdas la continuación de esta historia en el siguiente número de Fuera Kilos.

Aventura pasada de La Nena

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?