Estoy depre…¡quiero un dulce!

¿Les ha pasado que cuando experimentan momentos bajos de ánimo, quieren un dulce o algo dulce? A mí sí, me pasa seguido. Algo me deprime tantito y quiero ir corriendo por unos pastelitos de chocolate o por una paleta helada … Leer más

imgres

¿Les ha pasado que cuando experimentan momentos bajos de ánimo, quieren un dulce o algo dulce?

A mí sí, me pasa seguido. Algo me deprime tantito y quiero ir corriendo por unos pastelitos de chocolate o por una paleta helada de vainilla. También me pasa cuando algo no sale como lo pensaba, o cuando estoy tantito desmoralizada.

Pues resulta que, según un estudio de Universidad de Lovaina, Bélgica, esto es perfectamente normal, ya que nuestro cuerpo experimenta una sensación de placer al comer alimentos grasos, lo que nos ayuda con el estrés, la tristeza o la depresión.

Así que es una reacción normal pero no por ello debemos entregarnos por completo a ella, así que aquí les dejo unos tips para cuando eso nos pase:

  • Modera la cantidad del dulce que elegiste
  • Aguarda un poco entre que consumes tu dulce y vas a comerte otro, puede que te sientas mejor y ya no te comas…¡toda la bolsa!
  • Prefiere el chocolate amargo porque tiene menos azúcar
  • Si puedes consumir cosas dulces pero sanas es muchísimo mejor, como amaranto con miel, cacahuates con miel, un poco de yogur bajo en grasas

Y es muy importante que si tu estado depresivo permanece contigo mucho tiempo e interfiere ya con las actividades normales que realizas (ir a la escuela o el trabajo, por ejemplo), acude a tu médico y que sea él quien te diga qué más puedes hacer. Comer dulces como loca te puede ayudar al momento, pero después puede ser un gran error porque te hará subir de peso.

¡RECIBE LO MEJOR DE MI DIARIO CADA SEMANA!
Suscríbete al newsletter de El diario de La Nena y recibe los mejores artículos y consejos, directo a tu bandeja de entrada.

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios