Estrés postraumático puede durar hasta 20 años

Estrés postraumático puede durar hasta 20 años

Ciudad de México. El síndrome de estrés postraumático después de un evento importante, como el sismo del 19 de septiembre, puede durar hasta 20 años, indicó el académico de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Benjamín Domínguez Trejo.

Dijo que sentir miedo después de un terremoto es una reacción normal de protección, ya que esto sucede por lo regular cuando nos sentimos amenazados o nos enfrentamos a situaciones impredecibles e inmanejables.

“La mayoría de la población puede resistir estas experiencias debido a la edad y las redes de apoyo, pero existe un sector en el que el síndrome no desaparecerá y se tiene que trabajar rápido y con precisión para identificar los casos de mayor vulnerabilidad”, indicó.

Aproximadamente, 20 por ciento de las personas con estrés postraumático van a vivir con él hasta por dos décadas, si no reciben apoyo psicológico.

Domínguez Trejo explicó que el estrés postraumático es un conjunto de síntomas que casi siempre se presentan después de una experiencia traumática, como el pasado sismo.

Mencionó que algunas personas ya presentan la etapa aguda del síndrome, porque desde que ocurrió el evento, se sienten estresadas y temerosas y ante la posibilidad de que se repita, lo que depende de experiencias personales e incluso genéticas.

Destacó la importancia de que ese sector de la población sea atendido, porque pueden perder el deseo de trabajar, de convivir socialmente y, en algunos casos, se refugian en el alcohol y las drogas, e incluso hay quienes repiten escenas traumáticas de manera involuntaria, lo que se conoce como flashback.

Información por http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/09/26/estres-postraumatico-puede-durar-hasta-20-anos-5321.html

MÁS SOBRE EL DIARIO DE LA NENA

No encontramos notas relacionadas.


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?