¿Honesta o molesta?

amigas cafe

En este mundo hay de todo tipo de mujeres, a mí, personalmente, las que más me gustan son las personas que son honestas, ojo, digo honestas, no esas que más bien resultan molestas.

Hay mujeres que predican que ellos son muy honestas y muy sinceras y que no se quedan calladas y siempre dicen lo que realmente sienten y piensan. Ok, muy bien, yo valoro mucho a mis amistades que son así, creo mejor que me digan las cosas de frente y me ayuden a mejorar como persona a quedarme siempre pensando que soy encantadora y nadie de mis “amigas” me diga nada

 

Ser honesta comienza hasta con una misma, conocer lo que somos, enfrentarnos a lo que nos gusta y lo que no nos gusta de nosotras, corregirnos, regañarnos, felicitarnos y siempre ser fieles a nuestros sentimientos y pensamientos.

Sin embargo, hay un límite entre honestidad y perversidad. Me refiero a cuando estas mujeres “súper honestas” se pasan con sus comentarios y llegan a lastimar a los demás. Por ejemplo, hoy en una reunión con amigas, una de esas chicas “yo digo lo que pienso y si les gusta qué bueno”, le dijo a una otra en la mesa: “Ay, querida, la verdad es que hoy sí parece que te vestiste a oscuras. ¡Nada de tu look funciona bien! ¡Te ves fatal!” Se hizo un silencio en la mesa y luego la agredida contestó (sabiamente): “Mil gracias por tus comentarios, aunque hubiera agradecido todavía más que lo dijeras de manera más discreta o de una manera menos hiriente. Creo que valoramos mucho la honestidad entre amigas, pero si eso va a provocar comentarios que nos lastimen o nos expongan en mal ante las demás…mejor deberías reservártelos.” ¿Qué tal?

honesta o molesta

Y la verdad es que en esas palabras hay mucha razón. No está mal ser honesta con las amigas o con la gente en general, pero siempre hay que guardar un respeto para todos, sobre todo cuando son personas a las que les guardamos cariño.

No dejes de ser honesta y sincera con tus cercanos pero toma en cuenta estos consejos:

honesta o molesta

  • Piensa antes de hablar y cuida las palabras con las que vas a expresarte. 
  • Si crees que lo dices puede lastimar los sentimientos de la otra persona, busca el momento adecuado para decirlo, “en corto” será mucho mejor y trata de ser delicado.
  • Si tu crítica no va acompañada de un consejo o alguna aportación…¡mejor no lo digas!
  • Así como vas por el mundo dando tu opinión, aprende a escuchar la opinión de los demás respecto a tu persona.
  • Trata de hablar con conocimiento de causa, hablar por hablar te puede hacer quedar mal.
  • Cuando estés hablando dentro de un grupo y quieras expresar algo que no parezca favorable para alguien en específico, lo mejor será esperar un mejor momento y que no se vea como que exhibes a alguien.
  • Que tus comentarios siempre sean equilibrados, es decir, no andar diciendo mil cosas malas por una buena.
  • Intenta ser positiva y congruente entre tus palabras y tus acciones.
  • Y, sobre todo, piensa bien en qué beneficia tu comentario y cómo puedes expresarlo mejor sin malentendidos ni daños.
  • Hay personas que para hacerse las interesantes o simpáticas usan a los demás haciéndolos sentir muy mal.

honesta o molesta

Por ahí dicen que las palabras hacen más daño que las piedras, así que aguas con lo que decimos, nenas. Se puede ser honestas y fieles a nosotras sin andar por la vida como la bruja criticona.

 

Acuérdate que lo que te hace grande es engrandecer a los de tu alrededor no empequeñecerlos.

 

Tal vez te interese leer también: 9 tips para aprender a ser más coqueta

                                                   El pan dulce y sus calorías

Para leer más sigue @diariodelanena

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios