La mejor dieta del mundo: Comer en consciencia

La mejor dieta del mundo: Comer en consciencia

Vamos a comer, tengo comida, te invito a cenar, vamos por un café. La comida se relaciona completamente con los eventos sociales, momentos de alegría y celebraciones, también en momentos de soledad y tristeza.

A veces nos da culpa cuando “pecamos” y al día siguiente ya no queremos comer, o nos sentimos taaaan mal que al contrario nos desquitamos y comemos sin parar.

comer en conciencia

Pero, ¿por qué no poder lograr un equilibrio? Y eliminar la culpa y los extremos…

Quiero mencionar tres puntos básicos para poder lograrlo, trabajando con nuestra mente y nuestra parte emocional.

  • Hay que comer en conciencia
  • Aprender a escuchar tu cuerpo
  • Cambiar tus elecciones

A) ¿Cuántas cosas en nuestra vida hacemos en automático? Sin darnos cuenta. Las típicas probaditas, en el súper, la quesadilla del hijo, la probadita de la pasta al cocinar…y ni enteradas en realidad cuanto comemos. Yo antes decía pero es que yo no como mucho y si en realidad no me servía platos abundantes, pero en el transcurso del día, hacía muchas trampitas sin darme cuenta. Qué el té con tapioca, que las papitas deshidratadas, que un chocolatito, que la probadita del pastel y no me daba cuenta. Cuando decidí comer en conciencia y saborear mis alimentos, y no hacerlo en automático, pude darme cuenta que si me excedía. Además esto me sirvió para realmente aprender a disfrutar lo que me comía.

Aprendamos a escuchar nuestro cuerpo, cuando tiene hambre y cuando ya está satisfecho. De verdad no nos damos cuenta y queremos acabarnos todo lo del plato, como si no hubiera un mañana. También hemos hecho de la comida una compañera para evadir emociones. Aprendámos a enfrentarlas, sintiéndolas.

B) Escucha que te dice tu cuerpo… ¿tiene hambre? ¿Estas enojada y se te antojo un chocolate? ¿No te salió el proyecto y quieres un bowl de palomitas con mantequilla? Te dieron el ascenso que querías y quieres ir a cenar?

Los hábitos es lo más difícil de cambiar, toma mucho tiempo y paciencia, entonces si siempre hemos usado la comida como consuelo poco a poco debemos aprender a cambiar nuestras respuestas y empezar a buscar alternativas para resolver nuestro estado emocional que no sea ni comiendo ni dejando de comer. Eso no soluciona lo que me pasa.

comer en concienciaC) Cambiemos nuestras elecciones. Las dietas no funcionan porque creemos que son temporales y que terminando vamos a poder comer como antes, en exceso, y comida no saludable. Es un cambio de estilo de vida permanente, en donde vamos a darle prioridad a los alimentos saludables, bajarle a las grasas, comer en una forma diferente pero deliciosa, en vez del gansito una manzana, en vez de los chilaquiles fritos, pues con tostadas de nopal y queso light, en lugar de tacos dorados unos tacos de jicama de surimi,,en vez de postre un smoothie de yogurt con fruta y de vez en cuando obviamente comer postre, o helado,

Pero va a ser al revés. Todos los días cuidarnos y el fin de semana darnos nuestros gustos y no al revés, nunca cuidarnos más que de vez en cuando-

Hagamos un cambio de chip en nuestra mente, es un cambio de elecciones de por vida. Siempre que uno elige algo renuncia a otra cosa.

¿Qué prefieres, comer rico y saludable y renunciar a los excesos?, ¿tener salud y cuerpo esbelto? O, ¿vivir en los excesos y perder tu salud?

Usa tu creatividad y verás que se puede comer delicioso y saludable SIN CULPAS.

No olvides….Hay que contar alegrías no calorías.

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?