La televisión no es siempre cosa de niños

Contrariamente a lo que pudiéramos creer, el sentarnos frente a una televisión con nuestros bebés NO es un hecho del todo sano y sin repercusión psicológica y emocional para ellos. Los ratings de audiencia de programas de televisión realizados por organismos especializados no cuentan a los niños de 0-3 años y esto no significa que estos niños no vean la televisión, por el contrario, los pequeños están frente a ella regularmente cuando la tele está prendida y los adultos estamos ahí.

Recientes estudios realizados en Francia por el organismo llamado CSA (Consejo regulador de la industria audiovisual), arrojan impactantes resultados negativos tras la exposición de bebés y niños pequeños a programas de televisión aun siendo programas “pensados y diseñados exclusivamente para los bebés y niños muy pequeños”.

Los resultados dejan claro que DEFINITIVAMENTE LA TELEVISION NO ESTA DISEÑADA PARA CHIQUITOS DE 0-3 años, pues antes de los 3 años, el bebé se construye interactuando con el mundo y la televisión lo vuelve simple espectador en una etapa en la que el bebé necesita aprender y actuar en el mundo que lo rodea  para su completo desarrollo de  motricidad y percepción, ahora bien, si estos estudios fueron hechos con programas recomendados para bebés de 0 a 3 años, imaginen ustedes que tan perjudicial sería entonces exponer a un bebé a una telenovela, un programa de acción, un reality show, imaginen cuantos niños no están día a día expuestos por horas a todo tipo de programas.

Esto entorpece las etapas en el desarrollo de un bebé quien al principio de su vida el bebé es atraído por todo lo que se mueve y después descubre que él mismo puede actuar en su entorno, una vez que su motricidad se lo permite, el bebé señala y alcanza objetos cercanos, los toca y a partir de los nueve meses, imita lo que ve. A partir de un año y medio o dos se expresa con palabras, da nombre a los objetos y comprende expresiones básicas.

Por esa razón, la exposición pasiva de un bebé a imágenes difundidas por una pantalla no favorecen a este tipo de interacción y por el contrario, pueden frenar el desarrollo de los niños pequeños. No olvidemos que la prevención es el principio de nuestro bienestar familiar y social.

Por Pana Bahena

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios