Las enfermedades hablan… ¿tu cuerpo qué te dice?

Hablemos sobre las enfermedades. Sin temor a equivocarme, creo que todas hemos pasado por malas rachas, ya sea en el trabajo, con la familia o con la pareja; aunado a esa situación resulta que te enfermas y no sabes la razón, pues … Leer más

Hablemos sobre las enfermedades. Sin temor a equivocarme, creo que todas hemos pasado por malas rachas, ya sea en el trabajo, con la familia o con la pareja; aunado a esa situación resulta que te enfermas y no sabes la razón, pues haces ejercicio, comes lo que debes y a tus horas, pero ¿qué es lo que alimenta tu espíritu y tu mente? ¿Será que las enfermedades quieren decirnos algo más allá de lo que obviamente está mal?

Hace un par de meses cayó en mis manos el libro “Tú puedes sanar tu cuerpo”, de la autora Luis L. Hay. Cuando me lo regalaron enseguida pensé que era uno de esos libros chafas de autoayuda y lo boté al lugar más oscuro de mi librero; por azares del destino me lo encontré precisamente cuando estaba pasando por una mala racha en mi trabajo y padeciendo una gripa por más de tres semanas, ahí encontré la razón de mis malestares: yo misma.

La autora dice “en nuestras vidas, tanto el bien como el mal-estar son el resultado de patrones mentales de pensamiento. Nuestros patrones conscientes de pensamiento son los que crean nuestras experiencias, por lo tanto si los modificamos podemos transformar nuestras experiencias y dejar de depender del dolor y la enfermedad autocreados”.

Este libro me ayudó a entender mi autoflagelación, pues como no podía expresar mi molestia ante ciertas situaciones, mi cuerpo lo gritaba a través de la gripa. Más adelante, este texto detallaba cada una de las enfermedades que podemos llegar a padecer, el porqué y cómo liberarnos de ella a través de una afirmación positiva. Aquí te describo las más comunes.

Adicciones: Huída de sí mismo, temor, no se sabe cómo amar al yo. “Ahora descubro lo maravilloso que soy. Elijo amarme y gozar de mí mismo”.

Dolor de garganta: Fuerte creencia de que no se puede hablar por sí mismo y exponer las propias necesidades. “Es mi derecho de nacimiento a satisfacer mis necesidades. Ahora pido lo que quiero con amor y facilidad”.

Barros: Pequeños estallidos de ira. “Calmo mis pensamientos y estor sereno”.

Cáncer: Herida profunda, resentimiento acumulado. “Con amor perdono y libero todo lo pasado. Elijo poblar de gozo mi mundo. Me amo y me apruebo”.

Celulitis: Ira almacenada y autocastigo. “Perdono a los demás y a mí mismo. Soy libre para amar y gozar de la vida”.

Indigestión: Temor, ansiedad. “Digiero y asimilo todas las experiencias nuevas, en paz y gozosamente”.

Infección: Irritación, ira y molestia. “Elijo estar en paz y armonía”.

Jaquecas: Invalidar el yo, autocrítica y miedo. “Me amo y me apruebo. Me veo a mí mismo y lo que hago con ojos de amor”.

¡RECIBE LO MEJOR DE MI DIARIO CADA SEMANA!
Suscríbete al newsletter de El diario de La Nena y recibe los mejores artículos y consejos, directo a tu bandeja de entrada.

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios