Los decretos

Los decretos

¡Hola!

Espero que la inercia de principio de año siga impulsándote a lograr cambios significativos en tu vida.

Hoy quiero hablarte de una herramienta valiosísima para lograrlos: los decretos, las visualizaciones y los pensamientos positivos.

Aunque suene cursi, alocado e irreal, cada vez son más los casos que demuestran que nuestros pensamientos tienen un impacto elevadísimo en la calidad de nuestras vidas.

Tenemos más de 50 mil pensamientos al día, y, ¿qué crees?, cada uno provoca una reacción en nosotros, en nuestro sentir y en nuestro organismo, por pequeña que ésta sea. Obviamente está “en chino” que nos hagamos conscientes de todos nuestros pensamientos, pero qué te parece si comenzamos a crear algunos.

Para empezar, toma una hoja y un lápiz y escribe qué deseas recibir, cómo quieres que sea tu vida. Vale mencionar que si deseas algo negativo para los demás, la energía de este deseo será por lo tanto negativa y terminará por afectarte a ti.

Escribe frases en positivo y afirmativo, dando por hecho que ya están realizadas. Por ejemplo: La abundancia y la prosperidad se manifiestan en mi vida.

Una vez que tenga tu frase o tus frases escritas,  pégalas en tu espejo o en el lugar que acostumbres ver, también puedes llevarlas en tu cartera, y cada vez que te acuerdes, repítelas con la confianza de que estás alimentando a tu mente y por lo tanto a tu cuerpo y  espíritu de pensamientos “nutritivos”. Estos son los decretos.

Para trabajar los pensamientos positivos,  cambia frases como: “soy una bruta” por “me esfuerzo cada día por ser mejor”. Comienza a parar los pensamientos “chatarra” que no nutren.

Por último, visualiza todas las noches eso que quieres lograr, enriquécelo con tu atención y muy importante: no tengas miedo que no se realice, ya que si lo haces, ése será el mensaje que estarás enviando al Universo.

 

aestevita@hotmail.com

www.isolacrecimiento.wordpress.com

 


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?