Mariposas en el estómago

mariposas en el estomago

El día de hoy tengo mi cita con la Nutrióloga, después de 15 días de portarme súper bien. Llegué al consultorio y me llamaron muy rápido…. mmm llegó la hora del veredicto, en seguida me desvisto y me subo con emoción a la báscula… el resultado, “oh sorpresa” 3. 5 kilos menos.

Entonces si vale la pena mi esfuerzo y sobre todo distinguir y tener conciencia de las emociones que me provocan romper la dieta. Dos o tres veces cedo a pequeños antojos cuando estoy triste y aburrida, pero esos días los contrarresté con hacer más ejercicio.

tumblr_mnedxjNLuD1s06rf6o1_400

Hoy me siento con una condición física cada vez mejor y obviamente aguanto más mis rutinas de ejercicio, además con tal de ver a Armando (el entrenador del gimnasio) por supuesto que no falto.

Después de que me pesaron, tomé asiento en la salita de espera antes de entrar con la Nutrióloga y ¡ups!, que me cacha pensando en Armando, quien por cierto, amablemente me invitó un jugo de naranja el día de ayer después de mi rutina de ejercicios.

Siento mariposas en el estómago…creo que me estoy ilusionando…pero no, ¿cómo se va a fijar en mi? habiendo tantas bellezas en el gimnasio, y además no se si es soltero, casado… seguro solo es amable y atento conmigo y a lo mejor a todas les hace la platica y las invita…¡ahh! pero cuando lo veo, no puedo evitar sentirme ilusionada y motivada a seguir mi dieta.

Ante todo esto, no me caería nada mal conocer a alguien con quién pasarla a gusto, a veces me siento muy sola y no me doy la oportunidad de salir y todo porque pienso que con el sobrepeso que tengo, no me merezco a nadie.

Después de la espera, por fin pasé con la Nutrióloga, ésta me felicita y cambia mi régimen alimenticio, hace énfasis en seguir ubicando los eventos y emociones que detonan mi “hambre emocional”, como ella le llama.

Al día siguiente llego con ilusión al gym y me encuentro con Armando hablando en su celular en la puerta…me toma del brazo y me hace señas de… “espérame tantito”, en ese momento me tiembla el corazón, las piernas, me sonrojo, y no sé qué hacer.

Cuelga y me pregunta “¿Cómo estas preciosa?”, “¿Estás lista para hacer ejercicio?” y me cierra un ojo (¡ahh!) le sonrío y me dice…te invito a cenar, ¿puedes el viernes?…

tumblr_lpn4zrzt7x1qfy96ao1_500

Aventura pasada de La Nena

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios