Mascarilla de fécula de maíz con efecto botox

Mascarilla de fécula de maíz con efecto botox

¡Remedios caseros, bendito tesoro! Aprende a hacer tu propia mascarilla con efecto botox, sí de fécula de maíz… 

Ingredientes:

  • 1 cucharada de maizena o fécula de maíz
  • 5 cucharadas de jugo de zanahorias
  • 1 cucharada de yogurt natural
  • 150 ml de agua
  • 1 pincel o brocha

Procedimiento:

  • Toma la fécula de maíz y mézclala con ½ taza de agua (50 ml) hasta que se disuelva.
  • Luego por a hervir el reto del agua (100ml) y, una vez que alcance su punto de hervor, agrega la maicena disuelta.
  • Luego retira del fuego y aguarda hasta que se haya enfriado un poco.
  • Añade el jugo de zanahorias y el yogurt. Si no tienes cutis graso puedes reemplazar el yogurt por 1 cucharada de crema de leche. Mezcla bien con una cuchara de madera hasta que ambos ingredientes queden unificados dentro de la preparación.

tumblr_nd1ecxiMEr1squc7do1_500

Aplicación:

  1. Lava tu rostro con agua fresca. Asegúrate de no tener puesta alguna crema, aceite ni maquillaje en el rostro.
  2. Comienza aplicando sobre tu rostro desde el cuello hacia arriba. Siempre con movimientos verticales ascendentes. Luego, al llegar a la zona de los pómulos haz movimientos verticales ascendentes mientras aplicas esta mascarilla.
  3. Por último y sobre la frente, aplica también en dirección hacia arriba.
  4. Deja que se seque en tu piel y luego de 15 minutos retira con mucha agua. Puedes aplicar esta mascarilla hasta 3 veces por semana.

tumblr_mikyhwfTrr1s5o5nzo1_500
Lee también:
SÚPER JUGOS NATURALES PARA QUEMAR GRASA DEL ABDOMEN


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?