Microcomportamientos que pueden cambiarte la vida

Microcomportamientos que pueden cambiarte la vida

Viktor Frankl, tras cinco años en distintos campos de concentración, decía que al ser humano puede arrebatársele absolutamente todo, excepto la elección de su actitud en cada momento.

Hoy en día, las redes sociales se llenan de videos que nos animan a soñar, a motivarnos, a ser felices y a emprender. La realidad es que todas estas acciones son francamente complicadas. Es fácil compartir un mensaje positivo, pero no es sencillo convertirse en una persona positiva.

Por ello, la propuesta es empezar por algo más pequeño y sencillo: nuestros microcomportamientos.

Se trata de actitudes o acciones que duran segundos, requieren poco esfuerzo y son simples de realizar. Cada día tenemos miles y, a pesar de su brevedad, pueden marcar una gran diferencia en nuestra vida.

Los próximos cinco minutos, el tiempo que esperamos en el médico o los mensajes que hemos enviado hoy, pueden cambiar positivamente nuestro mundo si decidimos conscientemente lo que queremos comunicar.

A continuación verás 16 propuestas fáciles, directas y efectivas, a la mejora de nuestra forma de ser:

1 | Haz dos listas que guiarán tu vida
Diez cosas que hacer antes de morir” y “diez motivos por los que mi vida ha merecido la pena“. Piénsalas, escríbelas y ponlas en un lugar que te permita verlas con frecuencia.

2 | Empieza a aprender eso que llevas años queriendo aprender
Quizás sea piano, baile, yoga o buceo; pero empieza. Busca academias, profesionales, amigos interesados o cursos, y esta misma semana, ¡matricúlate!

3 | Invita a un café a las cinco personas más increíbles que conozcas
Es sencillo, del modo más sincero posible, escribe a las cinco personas más fascinantes que conoces diciéndoles: “¿Podemos tomar un café? Me encantaría conocer más sobre tu trabajo o tu forma de vida“. ¿Qué pierdes al intentarlo?

4 | Imprime las veinte fotos más valiosas de tu vida
Pégalas en tu despacho, tu refrigerador o tu cuarto. Úsalas de separador o cuelga veinte marcos en una pared; pero ten tus veinte momentos a la vista cada día.

5 | Sorprende a una persona al mes
Puede ser una nota agradable, una cara sonriente o un regalo espontáneo (un libro, una comida o una planta, siempre son una buena elección). No esperes a los cumpleaños para robar sonrisas.

6 | Siempre que te acuerdes de alguien, házselo saber
Basta un WhatsApp o una nota de voz. Siempre que un buen recuerdo de alguien venga a tu mente, escribe a esa persona y dile: “¡Hoy me acordé de ti! ¡Eres grande!

7 | Organiza ahora mismo el viaje que te ilusiona
Comunícalo a tus contactos, comparte en redes tu propósito, comienza un plan de ahorro y organiza cada detalle. Trata de conseguir alojamiento gratuito mediante amigos o vete a un hotel de cinco estrellas si quieres. Simplemente, no dejes para mañana la posibilidad de conocer el lugar de tus sueños.

8 | ¡Abraza a tu mamá cada vez que la veas!
Si todavía tienes padre y madre, abuelo o abuela, y los quieres; regálales, cada vez que los veas, cinco segundos más al despedirte. Que te dé tiempo a abrazarlos, o a hacerlo más fuerte, o a recordarles cuánto les quieres. Son cinco segundos, nada más.

9 | Escribe una carta de agradecimiento
Gran parte de la felicidad radica en dar sentido a las vidas de los demás. Agarra una hoja de papel, pluma y escribe una carta sincera a alguien a quien tengas mucho que agradecer. Tras entregársela, si las sensaciones son inolvidables, ¡repite este ejercicio!

10 | Pregunta con frecuencia: ¿qué fue lo mejor de tu semana?
Puedes cambiar el día de muchas personas y compartir buenos momentos si cambias el “¿qué tal todo?” por un: “¿qué fue lo mejor de tu semana?“. Tras la sorpresa inicial, lo siguiente es compartir un momento agradable.

11 | Dedica un minuto al día a no hacer nada, ¡pero nada de nada!
Respira, cierra los ojos y olvida todo; ¡no hagas nada! En ese minuto borra cualquier tipo de pensamiento que venga y déjalo para después. Si lo practicas con frecuencia, verás cómo cambian muchas cosas tras solo sesenta segundos.

12 | Compra un libro del tema que más te fascina
Quizás te guste la filosofía, la historia, el fútbol o las biografías. Entra en una librería y comienza ese libro, ¡investiga en eso que te apasiona sin dudar! Como decía el sabio: “Más ignorante que quien no sabe leer, es quien sabiendo leer, no lo hace“.

13 | Un día, sal a la calle sin celular ni reloj
Si consigues salir con esa libertad, podrás centrarte en lo que ves, oyes, sientes o piensas. Solo de ese modo volverás a experimentar una vieja sensación llamada: pasear.

14 | Piensa cinco cosas gratuitas que podrían mejorar tu vida desde hoy
Elige la más fácil y comienza a hacerla ¡ahora!

15 | Mejora el día de las personas que te atienden
Rétate a despertar una sonrisa en esa persona de la administración, el supermercado o la panadería. Será difícil, sin duda, pero nunca sabrás cuánto necesitaba que alguien lo hiciese.

16 | Envía el mensaje más importante
Aunque no te lo diga mucho, ¡te quiero!” Llevo años practicando este ejercicio en mis cursos, y es la forma más rápida y efectiva que he encontrado de demostrarte que eres capaz de despertar lo mejor en el mundo que te rodea. Agarra el celular y envía esa frase a la persona más importante de tu vida. Simplemente pruébalo.

Sé que estos microcomportamientos no van a cambian los grandes problemas del mundo; eso es complicado. Aunque sé también que sí mejorarán nuestro pequeño mundo, y eso es, en cierta medida, el paso más importante.

Autor: Javier Cebreiros

Fuente: http://www.huffingtonpost.com.mx/javier-cebreiros/16-microcomportamientos-que-pueden-cambiarte-la-vida_a_23040281/

MÁS SOBRE EL DIARIO DE LA NENA

No encontramos notas relacionadas.


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?