¡No puedo más con mis complejos!

Este es un tema delicado y que nos toca a todas o a casi todas las mujeres. La verdad es que pocas se salvan de tener complejos, pero cómo sobrellevarlos o la importancia que les damos es la clave para … Leer más

no-shame-seasick-mama-summer-compilation

Este es un tema delicado y que nos toca a todas o a casi todas las mujeres. La verdad es que pocas se salvan de tener complejos, pero cómo sobrellevarlos o la importancia que les damos es la clave para que no hagan de nuestra vida un martirio.

En la adolescencia es sobre todo cuando más nos fijamos en aquellas cosas que nos nos gustan de nosotros mismos y, para muchos especialistas, ahí es donde comienzan los complejos. El deseo de simpatizarle a los demás es demasiado fuerte y eso nos hace fijarnos demasiado y ser jueces muy duros de nosotros mismos, sobre todo en la parte física.

A pesar de lo que puedas pensar, nena, los complejos sólo viven en nuestras mentes y nadie es más cruel que nosotras mismas a la hora de señalarlos y hacerlos más fuertes.

Realmente es muy difícil encontrar una mujer que no tenga complejos, hasta las modelos o actrices más guapas tienen sus “detalles”, pero cada una ha decidido cuál es la importancia que tienen en su vida y hasta dónde interfieren con ellas y su autoestima, incluso al momento de relacionarse con los demás (hombres y mujeres).

Aquí te doy unos tips para bajarle la importancia a esos complejos que, a veces, pueden ser muy rudos y hacerte sufrir:

  • No andes por el mundo diciendo todo lo que no te gusta de ti o lo que te acompleja. Es terrible escuchar a mujeres que todo el tiempo dicen “estoy chaparra”, “soy muy gorda”, “odio mi nariz”, “me dan asco mis pies”. Además de hacer que los demás se fijen más en esas partes, acentuarás más tus complejos y los meterás más profundo en tu mente. Así que trata de no exteriorizar tus complejos e incluso ignorarlos.
  • Respétate y date el valor que mereces y que quieres que los demás te den. Si vas por el mundo tratando de causar lástimas, lo único que vas a lograr es alejar a los demás o bien, perder su respeto. Así que, se tú a pesar de todos los complejos que tengas.
  • Deja de recordarte a cada rato los complejos que te atormentan y encuentra muchas y mejores formas de elogiarte. “¡Qué bien me veo hoy!”, “este peinado me va muy bien”, “qué inteligente soy”…
  • A pesar de todo lo malo que creas de ti…¡piensa positivo! Haz una lista de tus atributos y refuérzala diario. Deja de envidiar a los demás y mejor aplícate a hacer realidad tus sueños.
  • Trata de ser más segura de ti misma y actúa así, es cuestión de cambiar tu actitud, de dejar a un lado ese abrigo que nunca te quitas y destaparte tantito, de hablar con las personas y no quedarte sentada en un rincón, es tu oportunidad de decirle y demostrarle al mundo quién eres y de lo que eres capaz. Así que sacúdete tus complejos y actúa como la dueña de cada lugar en el que llegues.

Somos nuestras peores jueces y muchas veces no quitamos el dedo del complejo y lo único que logramos es hacerlo más evidente y más fuerte, así que, como no nos sirven de nada…¡tíralos y comienza a ser una tú con más confianza en ti misma!

¡RECIBE LO MEJOR DE MI DIARIO CADA SEMANA!

Suscríbete al newsletter de El diario de La Nena y recibe los mejores artículos y consejos, directo a tu bandeja de entrada.

Escrito por

Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?

¿Qué opinas? Deja una respuesta

comentarios