¿Padeces flojera existencial?

¿Padeces flojera existencial?

¿Qué es la flojera? La flojera es un estado comúnmente conocido como una apatía hacia no hacer ningún o cierto tipo de actividad. Este estado generalmente es criticado por la sociedad, ya que la mayoría de las personas no toleran ver a una persona que no tenga ganas ni energía de hacer algo.  El deber ser dicta que siempre debemos estar haciendo algo y la flojera es duramente criticada:“Es una floja/o”

Sin embargo, nunca nos preguntamos ¿Qué hay detrás de la flojera?

Esta falta de energía o de voluntad para realizar alguna actividad puede asociarse a falta de nutrientes e incluso a un desequilibrio químico en el cuerpo; pero desde una perspectiva psicológica, la flojera tiene que ver con una serie de sentimientos negativos como:

  • Rechazo
  • Baja autoestima
  • Vergüenza
  • Tristeza
  • Frustración
  • No merecimiento

Puede ser también  una depresión no identificada con la que vienes cargando desde hace tiempo, causando que la energía o la fuerza vital se bajen.

Y estamos hablando sobre una persona que de plano no quiere hacer nada, no por aquellos eventos esporádicos en donde se vale no querer hacer cosas y tomarlo como un momento de descanso, Me refiero a lo mencionado anteriormente, estas emociones se encuentran en una persona que vive en un estado de “Flojera Existencial”.

Es recomendable que busque ayuda profesional para poder enfrentar estos sentimientos a los que tanto les cuesta enfrentar, y así poder liberarlos y recuperar la energía perdida.

Es de gran importancia que la persona tenga la disposición necesaria para poder ir a atenderse y solucionar el problema.

Ten mucho ojo porque detrás de una gran apatía puede haber sentimientos atorados que causan falta de motivación.

¿Qué opinas? ¿Tienes Flojera Existencial?


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?