¿Padeces el síndrome de la celebridad?

¿Padeces el síndrome de la celebridad?

Viendo las fotos de Facebook e Instagram, donde todos salen sonriendo, pienso que las personas se han convertido en una especie de celebridad. Sí, es el síndrome de la celebridad; donde la gente vuelve su vida pública y se siente admirada.

tumblr_nszmmxGzwG1t5lw1oo1_400

Todas posan con su mejor sonrisa, cuerpo, viajes, fiestas… “todo mundo es tan feliz” puedes pensar. “Y mi vida no es como la de ellas”, decirte compadeciéndote de ti misma.

tumblr_ny33hiKpYH1t5lw1oo1_400

Pero.. hay que tener mucho cuidado nenas, porque detrás de esas happy families, esas vidas perfectas, esas mujeres taaan felices que manejan su vida como un espectáculo o una celebridad, hay vidas igual que la tuya.

tumblr_nohyzqXgL51u2gw7go1_500

Cada persona está librando una batalla diaria y basta con meterte un poco detrás de la foto, en su vida  real, para ver y saber que no todo es tan”cool” como parece en las fotos. No existen las vidas perfectas.

Se ha creado la necesidad de “que te vean”, mostrar mostrar, ser una celebridad mostrando dónde vas, qué te pones, cuán feliz eres, qué buen cuerpo, cuánta vida social.. Se ha vuelto una adicción. Las personas se sienten como una celebridad que comparte su vida. Pero, ¿qué parte de su vida? La que parece perfecta.

tumblr_n069tdBZHu1tr3pw0o1_500

La próxima vez que te sientas mal por lo que ves en las redes sociales de los y las demás, o que te compares con tus amigas o con la gente que presenta un escenario perfecto, ¡CUIDADO! NO CREAS TODO LO QUE VES.

Y si padeces el síndrome de la celebridad, pregúntate…¿cuál es la necesidad que tengo de mostrar una vida perfecta?

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?