¿Qué es el complejo de fracaso?

¿Qué es el complejo de fracaso?

¿Por qué razón algunos individuos reproducen hasta el cansancio situaciones que los llevan al fracaso? Malos desenlaces amorosos, profesionales, escolares o amistosos, ¿qué los empuja a esas calamidosas repeticiones?

Los psicólogos hablan de complejo de fracaso o de síndrome de fracaso para denominar al trastorno que lleva a esos hombres y a esas mujeres rágiles a encerrarse en comportamientos aparentemente masoquistas. Víctimas de una falta de confianza en sí mismas, las personas con conductas que llevan al fracaso son rígidas y con frecuencia desfasadas.

No saben cómo adaptarse al mundo circundante y temen asumir riesgos. Consumidas por la duda, no logran quererse a sí mismas y no sacan ningún provecho de sus eventuales logros: Las motivaciones inconscientes inhiben, impiden la acción de llegar hasta el objetivo que uno se propuso con el fin de obtener el resultado esperado, de remarcar el éxito y de disfrutar de manera secundaria de dicho éxito, señala el psiquiatra Adolfo Fernández-Zoila.

No importa mucho el balance de sus acciones, estos seres acomplejados siempre sentirán que son fracasados. Freud consideraba que sufrían de una negación inconsciente a la satisfacción. El origen de este complejo procedería de un efecto Pigmalión invertido: al resaltar solamente los fracasos y al minimisar los logros, sus padres (o sus profesores), demasiado preocupados por estimular el sentido de la competencia, destruyeron su confianza en sí mismos, su capacidad de capitalizar a partir de los fracasos.

De niños, se sentían culpables de no ser nunca tan exitosos como debieran haber sido. En la adolescencia, o en la edad adulta, siguieron autodesvalorizándose, incluidos los que llegaron a ser exitosos, reproduciendo así la actitud paterna, interpretada como una expresión de amor o de preocupación.

Fuente “Cero complejos”, Ed. Marabout

Lee también: ¿HONESTA O MOLESTA?


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?