Reglas para tener un cutis saludable

Reglas para tener un cutis saludable

mujer-banorte

Todas queremos lucir un rostro resplandeciente, jovial, terso; pero no siempre hacemos las rutinas adecuadas ni usamos los productos apropiados para lograrlo. Por ello, te comparto algunos consejos que no debes desechar; ¡aplícalos!

1. Alimenta tu piel: Evita la comida alta en grasas, las bebidas alcohólicas, el cigarro o el café porque generan que tu piel envejezca prematuramente; prefiere los alimentos o suplementos con antioxidantes: moras, té verde, polifenoles de uva roja. Además, beber agua es básico para hidratar el cuerpo y por supuesto, al órgano más grande: nuestra piel.

2. Mantén limpio tu rostro:

  • Nunca restriegues tu cutis, puedes causar irritación en la piel.
  • Conocemos perfecto la sensación placentera de cuando salimos del sauna o de una ducha bien caliente, pero esta temperatura quema la piel y como sus células absorben mucha agua, el impacto es mayor. En tanto, el agua fría resulta un choque con la temperatura normal de la misma piel, por lo cual también es un factor de estrés para ella. Báñate o lava tu cara siempre con agua tibia.
  • Limpia tu rostro dos veces al día: al desmaquillarte y antes de maquillarte, con dermo- limpiadores sin detergente, ya que éste elimina el manto hidrolipídico de la piel.
  • Usa exfoliante una vez a la semana para remover las células muertas y estimular su regeneración; sólo quienes padecen de rosácea, eczema, seborrea, dermatitis o ya son de edad muy avanzada, deben evitarlo.
  • Nunca duermas maquillada. La piel necesita tiempo para respirar y renovarse; el maquillaje y todos lo productos que usamos tapan los poros, así que la noche se convierte en el momento ideal para tal función. Procura usar productos sin alcohol.

anigif_optimized-30655-1427740974-8

3. La hidratación no siempre es necesaria:

  • Si estás usando un limpiador suave y ningún producto irritante, pero tu cutis se siente seco varios minutos después de lavarte el rostro, sí deberás usar humectante. Lo mismo si para cuando llega el medio día sientes tu cutis seco.
  • De lo contrario, seguramente tu cutis más bien necesita un humectante para la zona alrededor del los ojos o una loción tonificante, rica en antioxidantes, anti-irritantes y humectantes naturales.

4. Cuidados que todas debemos seguir:

  • La exposición al sol acumulada a lo largo de los años envejece la piel, para prevenirlo usa protector solar mínimo con FPS15; recuerda que ya algunos cosméticos y cremas lo contienen, pero deberás dar un retoque de polvos con protector a medida que avance el día.
  • Para no lucir apagada duerme al menos seis horas diarias, son las recomendadas para un adecuado descanso.
  • Los productos que usamos no deben estar tanto en función de nuestro tipo de cutis porque éste cambia según nuestros ciclos menstruales, el clima, el estrés, los niveles hormonales, las fluctuaciones de peso o nuestra alimentación. Para reconocer cómo actúa tu cutis frente a cada etapa observa y anota sus cambios; luego podrás determinar qué productos son los adecuados, pues de lo contrario podrías exacerbar un problema de irritación o piel sensible o, incluso, causarlo.
  • Independientemente de si tu tipo de cutis es seco, normal o graso, debes evitar cualquier irritante (agua demasiado caliente o demasiado fría, la contaminación, los rayos solares, ingredientes irritantes en los productos usados para su cuidado como alcohol, eucalipto, menta, cítricos, amoniaco o árnica) porque tienden a causar sarpullidos, enrojecimiento o descamación.

ezgif com-resize 1_1449209016

¡No eches por la borda todos estos consejos, mantente siempre joven y radiante, y por supuesto con un cutis saludable… 


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?