Cómo convertir tus debilidades en fortalezas y grandes talentos

Cómo convertir tus debilidades en fortalezas y grandes talentos

Las debilidades no siempre son una carga (ni mucho menos algo negativo); de hecho, puedes ocuparlas en tu beneficio. Ya lo decía Maquiavelo: “El fin, justifica los medios”. Te platico cómo convertir tus debilidades en grandes fortalezas, “talentos” que te beneficien para lograr tus metas.

Eva es una amiga de muchos años atrás; ella es una mujer súper comprometida con cada actividad que emprende, sobre todo con su trabajo, es diseñadora gráfica. Sin embargo, lo mismo que tiene de responsable, lo tiene de parlanchina y súper perfeccionista: Su primera actividad del día es pasar una hora -al menos- en charla con las compañeras; dice que convivir con la gente agrega valor afectivo a su vida, y cuando debe entregar sus diseños, revisa detalle a detalle cada foto usada, aunque ya lo haya hecho la tarde anterior; dice que eso agrega calidad a sus diseños.

No obstante, muchas veces me ha ocurrido que al llamarle para salir juntas la tarde del viernes –e incluso algunos fines de semana-  me ha contestado: “Ay, Nena, no sabes cuánto trabajo tengo, debo terminar el proyecto que la jefa me solicitó para el lunes y apenas llevo dos conceptos desarrollados de 20”.

Obviamente las debilidades de Eva la hacen ser ineficiente, de otra manera terminaría su trabajo a tiempo, no tendría que trabajar horas extras, ni siempre estaría estresada. Pero si vemos el lado positivo de estas dos supuestas debilidades, nos daremos cuenta de que algo tienen de virtud. Veamos…

Criticando -constructivamente- las debilidades de Eva.

convertir tus debilidades en fortalezas  2

Argumentemos dos cosas al respeto: Primera, socialmente las debilidades no están aceptadas, son algo que debemos cambiar porque nos impiden crecer; lo vemos en los análisis FODA de las empresas: las fortalezas se refuerzan, las debilidades se superan. Segundo, los psicólogos argumentan que en el proceso de cambio hemos de analizar si el hábito que queremos modificar realmente lo queremos cambiar, pues en ocasiones sucede que no lo logramos porque nos aporta más un beneficio que un perjuicio.

Por lo tanto, ¿será que cualquier debilidad debe ser cambiada forzosamente para poder ser alguien mejor, mejor como persona, como profesionista, madre, hermana…? Lo cierto es que si la debilidad en cuestión no nos perjudica sino que nos beneficia, ¿por qué cambiarla? Eva está totalmente consciente de los beneficios de sus debilidades:

Mi amiga sabe perfecto que le encanta platicar con la gente y que se tarda mucho revisando su trabajo, pero también sabe que estas dos cosas agregan algo a su vida que la hacen sentir satisfecha: la convivencia la hace sentir amada y revisar varias veces su trabajo, segura de que está entregando algo de total calidad.

Visualizando las ventajas de las debilidades de Eva.

convertir tus debilidades en fortalezas  1

Ya que se ha identificado lo positivo de la debilidad, hay que potenciarlo y reforzarlo; convertirlo en una ventaja. ¿Cómo crees que podría beneficiar a Eva ser parlanchina y perfeccionista? Te lo diré.

Hace un mes, ella telefoneó a mi casa para darme la nueva buena: La acababan de ascender a directora de arte. “Pero cómo, si eres una revoltosa”, le respondí. Bueno, muy sencillo, Eva aprovechaba su habilidad de conversación para vender sus ideas en el trabajo, para entablar buenas relaciones públicas, para crearse una imagen de una persona abierta, capaz de desempeñar una función de líder; y por otro lado, preciso su trabajo de “perfecta calidad” le permitió atraer varios proyectos para la empresa, algo que los directivos valoraron porque es un elemento que produce ganancias.

Es posible dar la vuelta de tuerca a esas aparentes debilidades que tenemos; es cuestión de transformar el modo en que las vemos y para ello sólo hace falta creatividad (mira estos 5 concretísimos pasos para estimular tu creatividad). Analiza primero cuáles son aquellos aspectos que crees no te están beneficiando, en cualquier aspecto de tu vida; luego pregúntate si realmente los padeces, recurre a la gente en quien confías para confirmarlo.

Enseguida, date tiempo para visualizar en qué objetivos o sueños que tienes te podrían ayudar y encamínalos hacia allá, verás cómo pronto obtienes resultados porque habrás convertido estratégicamente tus debilidades, en talentos.

¿Cuáles son tu debilidades nena? ¿Lista para convertirlas en tu fortaleza?

Logo_Pleca_BANORTE

Si quieres leer más puedes seguirme en @diariodelanena

www.facebook.com/diariodelanena


Escrito por: La Nena
Soy una mujer que quiere ayudar a todas aquellas personas que padecen sobrepeso a cuidarse, mantenerse saludables y sentirse felices. Para ello, compartiré información que es de mucha utilidad para atendernos, de manera integral, y lograr no sólo una mejor figura sino una mejor autoestima. ¡Quiero animarlas, echarles porras y consentirlas mucho! Hagamos de este espacio un punto de encuentro, de ayuda, un refugio y un trampolín para lograr nuestras metas. ¿Qué te parece?